ıllı Guías de Viajes, Hoteles y Aeropuertos (2018)

INFORMACION SOBRE OFERTAS DE VIAJES, HOTELES, VUELOS, SEGUROS, ALQUILER, DESTINOS Y CONSEJOS PARA VIAJAR

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Directorio Internacional de Hoteles del Mundo:

ıllı Real Monasterio de Santa María de Sigena wiki: ofertas y reservas, precio barato y opiniones

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

hoteles, viajes y aeropuertos

salud  ıllı Real Monasterio de Santa María de Sigena wiki: ofertas y reservas, precio barato y opiniones 


El Real Monasterio de santa María de Sigena (asimismo Sixena y Sijena) es un monasterio del siglo XII ubicado en el término municipal de Villanueva de Sigena (Monegros, Huesca) hecho edificar por Sancha de Castilla (reina consorte de Alfonso II de Aragón) como monasterio destinado a religiosas hospitalarias.


La fundación de santa María de Sigena tuvo lugar el veintitres de abril de mil ciento ochenta y ocho, cuando ingresaron como «dueñas» o bien religiosas monjas de la Orden de San Juan de Jerusalén pertenecientes en buen parte a las familias de mayor prosapia (realeza y estirpes de ricoshombres aragoneses). Pronto formaron comunidad con 3 clases o bien estamentos: sorores o bien domne (religiosas claustrales), iuniores (pequeñas educadas por las religiosas, que vivían en el monasterio) y media cruz (religiosas obedenciales y servidoras de la comunidad). Hasta mil doscientos noventa y dos fueron prioras del monasterio Ozenda de Lizana, Urraca de Entenza, Toda Ortiz, Elisenda de Querol y también Inés de Benavente. Teresa Jiménez de Urrea fue priora desde mil doscientos noventa y dos hasta mil trescientos veintiuno y le sucedió la infanta Blanca, hija del rey Jaime II de Aragón, fallecida en mil trescientos cuarenta y ocho. La hermana de la infanta Blanca, María, cuando enviudó tomó los habitos y se retiró al monasterio.

Portada de la iglesia del monasterio, con 14 arquivoltas.Vista de los ábsides.

La construcción empezó cara mil ciento ochenta y tres y quedó consagrada ya el año mil ciento ochenta y ocho por el prelados Ricardo de Huesca (mil ciento ochenta y siete-mil doscientos uno). Monasterio dúplice de monjas y monjes, si bien desde el comienzo regido por las prioras. La creadora, Sancha, muere en mil doscientos ocho y recibe sepultura en el monasterio. Empieza entonces una temporada de crisis que solo acaba cuando Jaime I le da su protección. En tiempos de este rey hubo una segunda consagración documentada en mil doscientos cincuenta y ocho. Mediado el siglo XIII vuelve la decadencia económica hasta el momento en que, en mil doscientos noventa y ocho, Jaime II lo acoge bajo su amparo dando comienzo a una nueva temporada de esplendor. A lo largo del priorato de Blanca de Aragón, en la primera mitad del siglo XIV, el monasterio fue enriquecido con entapices, retablos, pinturas, moblaje y obras de arte. En el largo interregno que cerró el Compromiso de Caspe en mil cuatrocientos doce, las «dueñas» de Sigena tomaron partido por el conde Jaime II de Urgel. Resultado del compromiso fue la derrota de Jaime y la proclamación de Fernando I de Aragón, de la casa Trastamara. La nueva casa reinante, que nada debía ver con la dinastía creadora, ignoró al monasterio de Sigena.


Durante los siglos XVI y XVII siguió la vida monástica, regulada en mil quinientos ochenta y ocho con la aprobación del Libro Consueta o bien Tercera Regla, una adaptación de la regla redactada para este monasterio en mil ciento ochenta y ocho por el prelados de Huesca, Ricardo. En aquellos años, Sigena ya no era ni fichero real ni corte e inclusive, a lo largo de los siglos XVII y XVIII, desapareció la vida comunal.


La desamortización de mil ochocientos treinta y cinco le privó de la mayoría de sus recursos y la comunidad fue obligada a abandonarlo. Las monjas retornaron ciertos años después, instante en el que se ejecutaron ciertas obras de reconstrucción.


En agosto de mil novecientos treinta y seis, en el entorno anticlerical de la II República y a inicios de la Guerra Civil De España, el monasterio fue incendiado y asolado por milicianos ácratas aragoneses y catalanes, salvándose únicamente la iglesia románica y el Panteón Real. Muchas obras de arte fueron destruidas o bien saqueadas y las tumbas de los reyes de Aragón fueron profanadas.


Las monjas de San Juan de Jerusalén abandonan el monasterio a inicios de la década de mil novecientos ochenta. En mil novecientos ochenta y cinco llega a Sigena un conjunto de religiosas de la Familia monástica de Belén, de la Asunción de la Virgen y de San Bruno, que habita el monasterio actual. Desde mil novecientos cincuenta se han llevado a cabo obras de reconstrucción en la iglesia, el refectorio, la sala capitular y el claustro.


El fichero del monasterio


Los documentos del monasterio preservados hasta nuestros días se hallan en el Fichero Histórico Provincial de Huesca donde ingresaron en mil novecientos cuarenta y uno. La documentación está constituida por pergaminos, libros y legajos, fechados entre mil ciento setenta y tres y mil novecientos veintitres,que reflejan la historia del monasterio, su funcionamiento y la vida rutinaria de las monjas, mediante privilegios concedidos al monasterio, testamentos, escrituras notariales, ventas, donaciones, etcétera Podemos destacar la serie de expedientes de limpieza de sangre (siglos XVII-XVIII) demandados a las futuras monjas ya antes de su ingreso en el monasterio.También existen libros que describen documentos del convento merced a los que se conocen muchos de los que no se han preservado.


El fichero del monasterio cobijó asimismo documentos de los reyes de Aragón desde el reinado de Jaime I hasta mil trescientos ocho, año en que se decide su traslado al monasterio de San Juan de Jerusalén en Barna.

Tumbas reales.

Hoy en día, del esencial conjunto medieval solo quedan de pie el templo y otras dependencias. En la plaza del monasterio se levantan la hospedería, las ruinas del palacio prioral y la iglesia. En el exterior de esta última resalta la portada, de estilo románico, y al lado de esta, un arcosolio el día de hoy vacío. La torre de señales fue edificada en el siglo XII y junto a ella se levanta un sólido torreón cuadrangular, pétreo, de la vieja fortificación. En la cabecera se pueden observar 2 ábsides —el central y el del lado de la Epístola— y el exterior del panteón de las religiosas, del siglo XVIII.


El interior del templo, el día de hoy vacío, tiene planta de cruz latina, una nave, un extenso crucero y 3 capillas absidiales en la cabecera. Se cubre por cúpulas de cañón apuntadas sobre arcos fajones y el crucero lo hace con una cúpula de crucería. Quedan aún ciertos restos de las pinturas que decoraron sus muros. El panteón real se levanta en el lado izquierdo del crucero. De traza románica, acoge las tumbas de piedra arenisca de la reina Sancha de Castilla (esposa de Alfonso II de Aragón) y de sus hijos, el rey Pedro II, la infanta Dulce y la condesa Leonor de Aragón.El coro ocupa los 3 últimos tramos del cuerpo de la iglesia, mas ahora es del revés, y se apartaba del resto del templo por un monumental paramento barroco.


El claustro es la parte más ruinosa del conjunto y su aspecto actual es fruto de la reconstrucción llevada a cabo por Chueca Goitia en mil novecientos setenta y cuatro. Se halla de pie la nave paralela a la iglesia y la mitad de la que da acceso a la sala capitular, de la que se extrajeron las pinturas en mil novecientos treinta y seis para su protección a lo largo de la Guerra Civil tras ser incendiado el monasterio por tropas republicanas provenientes de Cataluña, y que se preservan en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, en Barna. El viejo refectorio sirve hoy en día como capilla de la comunidad. De otras dependencias hay que refererir los restos de los dormitorios de las religiosas y del palacio prioral.

Cristo ante Herodes, tabla del retablo mayor, obra del profesor de Sigena (Museo de Zaragoza).

El monasterio cobijaba gran cantidad de pinturas murales, moblaje y obras de arte, patrimonio que ha ido perdiendo a lo largo de las numerosas crisis de abandono y dejade, del que se perdió una gran parte con la Guerra Civil. Las pinturas de la sala capitular se extrajeron en mil novecientos treinta y seis para su protección a lo largo de la Guerra Civil tras ser incendiado el monasterio, y en nuestros días se preservan en el Museo Nacional de Arte de Cataluña. Este Museo lleva múltiples años en pleitos emprendidos por el Gobierno de Aragón y el Municipio de Villanueva de Sijena que demanda que esas pinturas murales, depositadas allá en mil novecientos treinta y seis mas de las que ni el museo ni Sijena carecen de título de propiedad, vuelvan nuevamente al sitio de donde, conforme los especialistas, jamás hubieron de ser arrancadas, mas las condiciones malas de entonces, forzaron llevarlas al museo para su conservación. El Gobierno de Aragón y el Municipio han ganado ya 2 contenciosos por los que el Museo se ha visto obligado a devolver decenas y decenas de objetos del monasterio sin estimar el estado de la localización final. La plataforma Sijena Sí lucha por que se ejecuten las sentencias y los recursos vuelvan a su sitio de origen, si bien fueron sus predecesores y vecinos de Sijena, quien con su ayuda y permiso asistieron a recobrar las obras y mandar al museo.


Retablo de la Virgen

Artículo principal: Retablo de la Virgen (Sigena)

El retablo de la Virgen es una obra de pintura al temple sobre tabla efectuada entre mil trescientos sesenta y siete y mil trescientos ochenta y uno por un profesor anónimo que se ha identificado con Pere Serra o bien con Jaume Serra. En la actualidad se conserva en el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

Véase también:Conflicto de los recursos eclesiásticos de la FranjaPinturas provenientes de la sala capitular preservadas en el MNAC.

Cuando las hermanas de la Orden de Malta, dueñas del convento, vendieron los recursos artísticos del monasterio de Sigena a la Generalidad de Cataluña se produjo un enfrentamiento entre los Gobiernos de Aragón y Cataluña por estos recursos. Las ventas, que tuvieron permiso eclesiástico, se efectuaron en mil novecientos ochenta y dos (cuarenta y cuatro piezas por sesenta y seis millones de pesetas) y mil novecientos noventa y dos y mil novecientos noventa y cinco (cincuenta y dos piezas por treinta y nueve millones) y fueron una parte de una permuta de terrenos.


Las operaciones fueron denunciadas por el Gobierno de Aragón por estimar que tenía derecho de tanteo para adquirir las obras. Conforme el Gobierno de Aragón, ciertas de estas obras fueron compradas conforme la normativa legal, hay un segundo conjunto que asimismo fue adquirido legalmente por la Generalidad mas sin dar opción a Aragón a ejercer su derecho de tanteo, y por último hay un tercer conjunto de piezas que están en depósito y prosiguen siendo propiedad de la orden.


Sentencia del Tribunal Constitucional


Tras catorce años de deliberación, el Tribunal Constitucional emitió su resolución, en el que fue el tema más viejo y longevo del Tribunal Constitucional, en el que dio la razón a Cataluña y declaró inconstitucionales y nulas las 2 disposiciones presentadas por los gobernantes aragoneses en mil novecientos noventa y ocho, en las que proponían el derecho de desdigo de esa comunidad. No obstante, la Sentencia del Tribunal Constitucional ya afirmaba que no entraba en la legalidad de la venta ni en la calificación de los recursos.


Sentencia del juzgado n.º 1 de Huesca


El letrado Jorge De España Fumanal en representación del Municipio de Villanueva de Sigena, siguió litigando, y también interpuso una demanda, así como el Gobierno de Aragón, para declarar nulas las ventas del tesoro artístico del Monasterio de Sigena. La demanda fue acogida propiciamente por el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Huesca, que a través de la sentencia número 48/2015 de ocho de abril de dos mil quince dictaminó la nulidad de pleno derecho de esas ventas y la reintegración de tal tesoro artístico vendido al Monasterio de Sigena, puesto que se trata de un monumento nacional indivisible y además de esto las ventas se hicieron sin informar a las administraciones que tutelaban el monumento, además de que ni tan siquiera constaba que se pagase el coste.


Se fijó el veinticinco de septiembre de dos mil quince como data de devolución de las piezas, que deberían ser entregadas por la Generalitat de Cataluña y por el Museo Nacional de Arte de Cataluña en las dependencias del Monasterio aragonés en ejecución temporal de sentencia. No obstante, las instituciones catalanas desacataron la sentencia.


El veinticinco de febrero de dos mil dieciseis, los consejeros de Cultura de sendos gobiernos autonómicos anunciaron que Cataluña devolvería inmediatamente cincuenta y tres de las noventa y siete piezas del monasterio, solo aquellas que no estaban clasificadas, que nunca se habían expuesto y que continuaban en diferentes guardes. No obstante por oposición de la Generalitat este pacto no se materializó.


Una nueva orden judicial fijó el veinticinco de julio de dos mil dieciseis como data terminante de devolución, contemplando multas de tres mil euros por día a día de incumplimiento. El día veintiseis de julio se generó el traslado de cincuenta y tres piezas por las que había estado a puntito de cuajar un pacto en el mes de febrero entre las administraciones, mientras que las otras cuarenta y cuatro piezas se sostuvieron retenidas en Lérida.


Plataforma Sijena Sí


El ocho de abril de dos mil diecisiete se formó una plataforma ciudadana que reclama y se moviliza por el retorno al monasterio de las obras de arte en disputa.


Fin del Enfrentamiento. Regreso a Aragón


A finales de noviembre de dos mil diecisiete esta disputa se resolvió por orden del Ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, debido a que tras la aplicación del artículo ciento cincuenta y cinco en Cataluña, aparte de Ministro asimismo es quien se encarga de la consejería de Cultura de la Generalitat.


El once de diciembre de dos mil diecisiete en cumplimiento de una orden judicial las obras se trasladaron de Lérida a Sijena. La consejera aragonesa de Cultura, Mayte Martín, declaró: "Es una jornada histórica para la comunidad autónoma de Aragón. Lo que ha ocurrido el día de hoy es que se ha cumplido la legalidad, y por este motivo, se ha hecho justicia con el pueblo aragonés por cuanto se ha cometido un acto de defensa de su identidad y de su patrimonio." El traslado estuvo rodeado de una esencial tensión con conjunto de independentistas catalanes con picos maximos de hasta trescientos personas protestando, que se agolpaban a la entrada del museo para imposibilitar la salida del camión y la furgoneta que han servido para llevar las obras a Sijena. Los vecinos de Sijena recibieron los recursos entre vítores y exclamaciones de alegría.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

 Los Hoteles del Mundo 

autoayuda.es   BUSCADOR HOTELES     

 

USUARIOS:

Hay 125 invitados y ningún miembro en línea

hoteles, viajes y aeropuertos

hoteles, viajes y aeropuertos

 

hoteles, viajes y aeropuertos

 

Está aquí: Inicio > [ HOTELES del MUNDO ] > ıllı Real Monasterio de Santa María de Sigena wiki: ofertas y reservas, precio barato y opiniones

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas